Registran un caso de fiebre amarilla en Venezuela

Luego de 14 años se detectó un caso de fiebre amarilla en Venezuela, alertando al sistema sanitario en medio de un país que sufre emergencia humanitaria compleja, como lo señalan agencias internacionales. El hombre al que se le halló tal enfermedad tiene 46 años y ha logrado sobrevivir, mientras las autoridades sanitarias del régimen de Nicolás Maduro no se pronuncian al respecto.

El brote de fiebre amarilla se dio a conocer en un boletín extraordinario de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional el último fin de semana. Este virus es uno de los más importantes a notificar dentro del reglamento sanitario internacional, Venezuela está a ciegas sobre su situación epidemiológica.

Hace casi tres años que el país de Bolívar no realiza estadísticas para conocer el comportamiento de los brotes. Un documento de la red de médicos es la única alerta que hay hasta el momento. En el vecino país de Brasil se detectaron 2.000 casos, pero en el lado venezolano se desconoce el índice de esta enfermedad que causó la muerte de muchos en el siglo XVII.

“La fiebre amarilla genera una alarma particularmente importante. No hay tratamiento y la mitad de los que la contraen muere. Después del ébola, es la segunda enfermedad más seria. Por eso, la posibilidad de que se produzca un brote de fiebre amarilla urbana es una gran preocupación, aún más cuando no hay suficientes servicios de diálisis funcionando y el sistema público está en su peor momento”, señala el infectólogo venezolano Julio Castro, investigador del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela.

Venezuela es uno de los países de América del Sur con transmisión endémica de fiebre amarilla. Desde 1997, se han confirmado 71 casos autóctonos de la enfermedad, incluyendo el actual. Los brotes más intensos ocurrieron entre 1998 y 1999, con 15 casos y 4 defunciones, entre ellas la de un turista estadounidense que visitó Canaima (una ciudad en la selva de Venezuela) y finalmente fue diagnosticado en California. Luego, entre 2002 y 2005, se expandió por 7 estados en los que se confirmaron 55 casos, de ellos 27 mortales.

El Ministerio de Salud, por su parte, no se ha pronunciado sobre el último caso y se desconoce si se activaron los protocolos de cerco y seguimiento establecidos.

La alarma ha llegado hasta la Asamblea Nacional controlada por la oposición. «Ante un brote de esta magnitud, los protocolos internacionales establecen que las autoridades deben emitir un boletín epidemiológico y hacer un cerco en donde la vida de las personas sea la prioridad. Hoy denunciamos el enorme silencio de parte del régimen con relación a este problema. Exigimos conocer cuáles son los planes de acción”, dijo la diputada Manuela Bolívar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *