Las pruebas para la vacuna contra el COVID-19 requiere de un componente que tienen los cangrejos bayoneta

La carrera por encontrar la vacuna contra el COVID-19 ha despertado la tensión que décadas atrás llevan las empresas farmacéuticas y las ecologistas. Esto debido a que la sangre del cangrejo bayoneta tiene un componente que ayuda a detectar a los “endotoxinas” una especie de baterías peligrosa.

De acuerdo al The New York Times, estas endotoxinas son moléculas que se encuentran en la pared celular de muchas bacterias comunes, como “Escherichia coli” y salmonela. Estas toxinas causan fiebre y hasta la muerte en las personas, aunque se elimine a las bacterias que causaron el daño.

Para las empresas farmacéuticas es de vital importancia verificar que los inyectables que elaboran estén libres de toxinas.

En medio del actual panorama mundial por el coronavirus, millones de dosis de vacuna y muchos ingredientes que se utilizan a lo largo de su proceso producción debe ser sometido una prueba para detectar endotoxinas.

Hace dos años la tecnología desarrolló un reemplazo de la prueba que utiliza un componente de la sangre del cangrejo bayoneta —impulsado por los organismos ecologistas— denominado LAL, por una prueba que emplee rFC, el equivalente sintético de la sustancia química obtenida del suero sanguíneo del cangrejo, y que se produce en el laboratorio insertando genes en microorganismos cultivados para crearlo.

La Farmacopea Europea ha dado luz verde al uso de esta prueba alternativa, mientras que Farmacopea de Estados Unidos (USP, por su sigla en inglés) dijo que esta prueba conocida como rFC (factor C recombinante), necesita aun más estudios para considerarla.

Ante esto, representantes de USP indicaron que cuentan con treinta años de datos sobre la prueba actual y solo dos sobre la nueva, por lo que necesitan más información.

La noticia ha causado decepción en las empresas que ya habían avanzado en la elaboración de vacunas con rFC. “Quizá sea un retraso de unos tres o cuatro años y sin garantía alguna”, señalan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *