Israel desarrolla prueba para la detección de COVID-19 en menor tiempo, y a menor costo que las del mercado

La Universidad Hebrea de Jerusalén anunció que ha desarrollado una nueva prueba que es entre 4 a 10 veces más rápida que las más utilizadas en la detección del COVID-19, además que su precio es menor a las del mercado y tiene mayor nivel de precisión que las de su competencia.

Israel se ha dotado de los materiales necesarios para seguir produciendo esta prueba, lo que asegura la elaboración de la droga.

El profesor Nir Friedman del Instituto de Ciencias de la Vida y de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Informáticas y junto a la doctora Naomi Haviv del Centro de Investigación de Neurociencias de la Universidad Hebrea, elaboraron el método que se basa en materiales que no se ven afectados por la escasez mundial y que pueden ser reciclados para su uso repetido en pruebas futuras.

Las pruebas de COVID-19 que hoy se utilizan comúnmente tienen un método que consiste en extraer moléculas ARN de la muestra del paciente a fin de determinar si estas moléculas producidas tienen ARN en su organismo, lo cual confirma que son portadores de la enfermedad.

La nueva prueba desarrollada por científicos israelíes hace la misma acción, pero de materiales más alcanzables, lo que hace que sus resultados sean en menor tiempo.

“Tenemos un método eficiente de extracción de ARN, 4-10 veces más rápido que el método actual. Está basado en cuentas magnéticas y puede ser realizado tanto de forma robótica como manual”, señaló Haviv.

Aparte de las cuentas magnéticas, todos los demás materiales necesarios para realizar las pruebas están disponibles para su compra en Israel. Las cuentas en sí son reciclables y pueden ser reutilizadas para realizar futuras pruebas.

“El método robótico ya ha sido sometido a una serie de pruebas en el Hospital Hadassah, utilizando cientos de muestras de pacientes, y ahora está entrando en funcionamiento”.

El profesor Friedman calificó de “exitoso” las pruebas que se realizaron en Hadassah y que ahora espera desarrollar un método con el que se pueda probar decenas de muestras a la vez.

“Estamos en el proceso de desarrollar una prueba que permitirá probar a 15.000 personas al mismo tiempo. Ya tenemos indicios muy positivos que nos animan a creer que puede funcionar”, dijo Friedman.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *