El mundo paralelo de la tecnología: El síndrome de la Hipersensibilidad electromagnética que ya aqueja a muchos

Aunque todavía no es considerada por las autoridades médicas o sanitarias como una enfermedad, lo cierto es que muchas personas la padecen. Se trata del trastorno de la hipersensibilidad electromagnética (EHS) o electro sensibilidad, que hace que sus víctimas con mucho esfuerzo puedan utilizar algunos electrodomésticos o dispositivos electrónicos.

Las personas que lo sufren, en algunos casos, han tenido que dejar sus trabajos porque sienten que no pueden usar una computadora. Hay otros que se han alejando del mundo viviendo casi encarcelados en sus propios hogares sin salir al exterior en su intento de mantenerse ‘a salvo’ de los campos electromagnéticos.

Claudia Gori, fotógrafa italina de profesión, decidió adentrarse en el estilo de vida de algunas personas con EHS -quienes aseguran ser electrosencibles-, en su país. Sus imágenes evidencian que estos individuos viven en espacios especiales como saunas y otros lugares fabricados de manera cacera en sus hogares en su intento por alejarse de los electrodomésticos.

“Algunos de ellos pierden a sus familias y amigos, porque nadie les cree. La gente cree que están locos o deprimidos, que tiene problemas psicológicos” señala la artista. “Dicen que lo que ellos sienten ahora, todos lo sentirán en los próximos años”, dijo en alusión al 5G así como a las nuevas redes de datos.

“Las personas que he conocido comenzaron a tener síntomas cuando comenzaron a usar muchos dispositivos electrónicos, especialmente después de que se desarrolló el WiFi. Empezaron a sentirse perturbados por las pantallas de sus ordenadores o smartphones”, agregó Gori.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no hay pruebas que certifiquen que una exposición a campos de radio frecuencia a nivel inferior a los que causan el calentamiento de los tejidos puedan perjudicar la salud.

No obstante, la OMS señala que algunos efectos de esta “trastorno” sería causado por la mala calidad de aire interior, estrés, afecciones psiquiátricas existentes con antelación o a problemas visuales. También señala que EHS tendría una similitud con la MCS (Múltiples Sensibilidades Químicas), un trastorno vinculado a exposiciones ambientales de bajo nivel a productos químicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *