Descubren planetas blandos como el «algodón de azúcar»

Los astrónomos no dejan de sorprenderse luego que se descubriera el primer exoplaneta hace más de dos décadas. Planetas con pelos, con cola, con lluvias de hierro y hasta otros que, según los científicos, no deberían existir en nuestro sistema solar siguen dejándolos sin aliento. Ahora descubrieron los planetas denominados «Super-Puffs» que son comparados con algodón de azúcar.

Los Super-Puffs son exoplanetas jóvenes que tienen densidades muy pequeñas con respecto a su gigantesco tamaño. En 2012 se hallaron tres de ellos en el sistema Kepler-51, orbitando en una estrella muy parecida al Sol. Dos años después los científicos se sorprendieron al conocer que este trío planetario era muy ligero para el tamaño que presentaban. Ahora nuevos datos recogidos por al telescopio espacial Hubble volvió a sorprenderlos.

«Sabíamos que eran de baja densidad», dijo Jessica Libby-Roberts, una estudiante graduada en el Departamento de Ciencias Astrofísicas y Planetarias (APS) de la Universidad de Colorado Boulder, quien firmará el estudio que se publicará en «The Astronomical Journal» por ahora disponible en « Arxiv». «Pero imagina una bola de algodón de azúcar del tamaño de Júpiter. Es realmente bajo», agregó.

La masa de estos planetas es «apenas» más que varias veces que la de la Tierra algo que no los impacta como si lo hacen sus atmósferas, la cuales están formadas de hidrógeno y helio, lo que hace que se encuentren «hinchados», alcanzando un tamaño cerca al de Júpiter -aunque cien veces más ligeros que este-. Además, los especialistas informaron que estos tres planetas tendrían compañía de al menos una docena de exoplanetas similares a los «Super-Puffs».

Por ahora se desconocen las causas de que sus atmósferas se «disparan» tanto hacia el exterior, lo cual es un motivo para la investigación del quipo de Libby-Roberts. Quienes usaron el Hubble para obtener más información de la composición atmosférica, esperando encontrar agua en los planetas Kepler-51 b y Kepler-51 d. Efectivamente hallaron agua, además, de una especie de neblina que no les permitía ver.

El equipo concluye que las bajas densidades de estos planetas son consecuencia en parte de la corta edad del sistema, de apenas 500 millones de años. Joven en comparación con nuestro Sistema Solar que tiene 4.600 millones de años. Los modelos sugieren que estos planetas se formaron fuera de la línea de congelación o «línea de nieve» de su estrella, la región donde hace el suficiente frío como para que los compuestos de hidrógeno, como el agua, amoníaco y metano puedan condensarse en granos de hielo sólido. Tiempo después fueron moviéndose hacia el centro atraídos por la gravedad de Kepler-51.

Los astrónomos esperan obtener respuestas al conseguir nuevos con ayuda del telescopio espacial James Webb de la NASA -cuyo lanzamiento está previsto para mediados de 2021- con esto se podría descubrir el «dulce» misterio que guardan los planetas «algodón de azúcar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *