Una gata perdió todas sus extremidades, pero ahora hasta corre gracias a unas prótesis de titanio

Una gatita que perdió sus cuatro patas a causa de la congelación en Rusia puede seguir caminado, corriendo, saltando ya hasta subir las esclareas. Esto gracias a que sus extremidades perdidas pudieron ser reemplazas por unas prótesis de titanio impresas en 3D, las cuales le devolvieron la capacidad de movilizarse como si nada.

Dymka, que significa “niebla en ruso” es el nombre de la gatita de 4 años color gris, la misma que fue encontrada por un conductor en los alrededores de la de Novokuznetsk (Siberia). Según informó el sitio de noticias ruso Komsomolskaya Pravda, el hombre la llevó de inmediato a una clínica en Novosibirsk.

El felino llegó con sus cuatro extremidades congeladas, además de sus orejas y cola, razón por la cual el veterinario Sergei Gorshkov tuvo que amputarle las extremidades dañadas.

Un problema común en cada invierno

Durante los inviernos siberianos, los veterinarios de la clínica Novosibirsk tratan unos cinco o siete gatos debido a la congelación de sus patas, orejas y narices. La cual se desarrolla ante las bajas temperaturas que afectan a la piel, tejido, particularmente a las extremidades. En los casos más extremos obtan por la amputación.

Científicos de la Universidad Politécnica de Tomsk (TPU) junto a Gorshkov y sus colegas construyeron un conjunto de prótesis especialmente para Dymka. Para esto utilizaron fosfato de calcio -para que los implantes de titanio se pudieran insertar y fusionar con los huesos de sus patas- lo cual ayudó a reducir los riesgos de infección y que los implantes no sean rechazados.

El proceso inició con una tomografía computarizada (TC) de rayos X, con la que los científicos moldearon las piernas de Dymka y luego imprimieron en 3D las prótesis de titanio. En julio del 2019, los implantes fueron colocados a la gatita, primero fueron a las extremidades delanteras y luego las traseras.

El primer gato en recibir 4 prótesis metálicas fue a un macho adulto llamado Ryzhik, que significa ‘Rojo’ en ruso en 2016, realizado en la misma clínica por las mismas razones de Dymka, esta última es el segundo caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *