Hospital de Ate comenzó a atender con 50 camas de UCI para infectados con COVID-19

El hospital de Ate comenzó a atender desde hoy a los pacientes graves de COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos (UCI) que ha sido habilitada con 50 camas y equipamiento médico de última generación, informó la coordinadora del Ministerio de Salud (Minsa) y responsable de dicho nosocomio, Pilar Mazzetti.

“Tenemos 50 camas con todo el equipamiento necesario, respiración asistida, con el equipo de protección y con el personal necesario para atender a los pacientes”, subrayó Mazzetti en RPP.

Añadió que el número de camas de UCI en el hospital de Ate irá aumentando cada cierto tiempo y que los ambientes destinados a atender a los pacientes graves de Covid-19 están debidamente sellados para evitar cualquier riesgo de contagio con la población de la zona.

“El hospital tiene presión negativa, es decir, que no sale aire de adentro hacia afuera. Tiene filtros especiales que no permiten la salida de partículas virales y tienen, además, radiación ultravioleta que sirve para desinfectar este tipo de partículas”.

Añadió que 20 médicos intensivistas estarán a cargo de la atención de los pacientes de Covid-19 en este hospital.

Por su parte, el jefe de Emergencia del hospital de Ate, Paul Orellano Vega, explicó que los pacientes que ingresen al nosocomio serán enviados de otros centros por la gravedad de los casos.

“Cada paciente debe ser sometido a un proceso de desinfección en la ambulancia que lo traslada y que dura unos 40 minutos”, anotó.

Dijo que el centro de salud más pequeño hasta el hospital más grande de Lima estarán conectados por la red del Minsa para resolver este problema global.

El día viernes 6 de marzo de 2020 se confirmó el primer caso de coronavirus en el Perú en un ciudadano que llegó desde Europa. A fin de contener y controlar la propagación de este virus, el Gobierno declaró el 15 de marzo el estado de emergencia nacional por 15 días calendario.

La norma estipula el aislamiento social obligatorio de la población, el cierre de las fronteras, la suspensión de actividades laborales del sector público y privado (con excepciones), una bonificación extraordinaria para el personal de salud, la entrega excepcional de recursos a familias de bajos recursos, entre otras medidas.

No obstante, pese a las medidas dictadas, no toda la población acata la orden de permanecer en sus viviendas, razón por la cual el gobierno dictó la inmovilización social obligatoria de 8 de la noche a 5 de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *