El precio del oro en Venezuela: Mutilaciones y asesinatos

Salen a luz denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en las minas ilegales de oro, al sur de Venezuela, zona que es controlada por bandas criminales, y grupos armados (sindicatos). A raíz de la terrible crisis económica en el país personas en busca de trabajo llegar a este lugar donde «se han convertido en víctimas de delitos macabros», señala un informe de Human Rights Watch (HRW).

El sur del país caribeño es rico en minerales lo cual ha hecho que se multipliquen mineras ilegales y este controlado por gente inescrupulosa que se aprovechas de las personas de escasos recursos que en busca de trabajo se someten a inhumanos tratos. «se han convertido en víctimas de delitos macabros cometidos por grupos armados que controlan (las) minas ilegales», expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Los pobladores de la zona han denunciado el hecho luego de haber sido víctimas de violaciones a los derechos humanos. «Los distintos sindicatos que controlan las minas ejercen un estricto control sobre las poblaciones que viven y trabajan allí, imponen condiciones de trabajo abusivas y someten a tratos brutales a quienes se acusa de robos y otros delitos. En los peores casos, han desmembrado y matado frente a otros trabajadores a quienes presuntamente no habían cumplido con sus reglas», señala el documento.

Denuncian casos en los que los miembros de sindicatos habían desmembrado con motosierras, hachas o machetes a quienes transgreden sus reglas, y lanzan una grave advertencia: «Es crucial que las refinerías y quienes compran oro se aseguren de que el oro venezolano que forma parte de sus cadenas de suministro no esté manchado con la sangre de víctimas venezolanas».

La explotación de minerales de manera ilegal también a afectado el medio ambiente y la salud de las personas que trabajan en el Arco Minero del Orinoco, zona de 114.000 kilómetros cuadrados, el 12,2% del territorio venezolano.

La extracción de bauxita, oro, coltán, hierro, cobre, diamantes y coalín, ya viene dejando estragos en la salud de la población que involucra a unos 54.000 indígenas, a esto se suma la deforestación y el uso de mercurio en la actividad minera.

Los gigantes de Rusia y China fueron los primeros en controlar la zona, cuyos países invirtieron para la extracción de oro y diamantes.

Testimonios de víctimas de los abusos y la explotación en el 2018 y 2019, abarca el informe, en él todos los entrevistados coinciden con que no sólo hay un control por grupos armados, sino que hay un grupo paramilitar colombiano ELN que ha tomado parte del territorio minero y ha estado muy activo.

El régimen de Nicolás Maduro no está exento de esto. De acuerdo con información de parlamentarios, como Américo De Grazia, Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente chavista, lidera uno de las minas

Mientras testigos aseguran que el Gobierno chavista es consciente de la situación, Human Rights Watch no encontró «información pública sobre investigaciones que se hayan realizado para determinar la responsabilidad penal de funcionarios gubernamentales o miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas implicados en estos abusos».

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *