El drástico cambio del mapa ideológico en América Latina en solo tres años

En los últimos tres años el paisaje político en Latinoamérica ha cambiado drásticamente. Tras 15 años de consolidación de varios gobiernos en la región, impulsados por la expansión china, han pedido fuerza presidentes que años atrás parecían perpetrarse en el poder.

Y es que la caída de la demanda en el gigante asiático arrastró al precio de las materias primas, que bajó visiblemente. Cuando se desaceleró la economía luego años de continuo crecimiento despertó un sentimiento de malestar en gran parte de la población latinoamericana, que no lograron conseguir el estándar de vida deseado. La molestia de la población se vio reflejada en las urnas al emitir su voto por un candidato opuesto a la línea que ostentaba el poder.

Dejando como resultado un drástico cambio en el mapa ideológico regional. Un continente que antes lucía pintado de rojo empezó a cambiar de color por el ascenso de gobiernos de centroderecha, menos estatistas y más afines al mercado.

Por ejemplo: En Argentina, el triunfo de Mauricio Macri el 22 de noviembre de 2015, finalizó los 12 años del poder kirchnerista, como un efecto dominó, algo parecido se produjo en varios países de la región.

Sin embargo, el pasado 27 de octubre -en el país de La Plata- volvió el partido peronista al poder al ganar las últimas elecciones presidenciales Alberto Fernández, teniendo como vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, es decir el kirchnerismo retoma el poder, a solo cuatro años de ausencia.

En Perú, en las elecciones presidenciales del 10 de abril de 2016, ganó el tecnócrata liberal Pedro Pablo Kuczynski, por un mínimo de puntos a Keiko Fujimori, quien a su vez es líder de la mayoría opositora en el Congreso.

Dos años después, el poder del fujimorismo en el Parlamento forzó a renunciar a PKK, el 23 de marzo de 2018, para evitar ser destituido ante difusión de un escándalo de corrupción derivado del Lava Jato. Tras ello, asumió el vicepresidente Martín Vizcarra, otro cuadro técnico de centroderecha, que se volvió muy popular por su determinación para transparentar la política peruana, que lo llevó a enfrentarse con el Parlamento y a cerrarlo tras un inédito choque de poderes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *