China presiona a sus científicos para «ganarle» a EE.UU. la primicia de la vacuna contra el COVID-19

Ante el anuncio de una vacuna contra el #COVID19, anunciado casi en simultaneo tanto China como los Estados Unidos, se reveló que hay presión para que el gigante asiático sea el pionero en la cura del virus que brotó en una de sus ciudades y perjudicó la imagen del presidente asiático por el valioso tiempo que tardó en tomar acciones que terminó causando la muerte de cientos de sus compatriotas.

Según la periodista Minnie Chan los científicos que trabajan para hallar una cura contra el coronavirus están siendo sometidos a presiones extremas por el régimen de Beijing en orden de “ganar la carrera” a sus competidores americanos.

El virus que brotó en la ciudad de Wuhan y que se ha propagado por todo el mundo fue denominado pandemia global por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 11 de marzo.

“Ordenaron a científicos militares chinos ganar una carrera mundial para desarrollar la vacuna contra el coronavirus”, titula la nota de Chan publicado en el South China Morning Post.

El último martes, la Mayor General Chen Wei -conocida como la “Terminator del ébola”- y la Academia Militar de Ciencias Médicas (AMMS) anunciaron en la televisión estatal CCTV, que les autorizaron iniciar con las pruebas tras realizar de manera “exitosa” el desarrollo de la ansiada vacuna.

La noticia de efectuar las pruebas vino después de que Estados Unidos señala que ya aplicó su vacuna experimental en 45 colaboradores norteamericanos, y tras realizarse exámenes de laboratorio, ya que ambos países tienen pacientes con el virus.

“El anuncio de China de un ensayo clínico llegó un poco antes de lo que esperaba, aunque creo que la primera dosis de la vacuna recombinante ya se ha inyectado en el cuerpo de Chen y algunos de sus compañeros de equipo”, señaló Tao Lina, experta en este tipo de antivirales situada en Shanghai.

Todo estaría bien sino fuera por la presión que ponen sobre los científicos chinos, como revela Chan por parte de los militares para “ganar la carrera” a Estados Unidos y limpiarle la imagen al régimen comunista tras la lluvia de críticas que recibió por su inacción ante el avance de la enfermedad en Wuhan. A lo que en su momento el Partido Comunista Chino (PCC) argumentó que se trataba de una “conspiración en su contra”.

Cuando se propagó la enfermedad en todo el país militares fueron enviados a la ciudad de Hubei para hacer frente a la expansión de la gripe. Unos 10.000 soldados se desplegaron en la provincia para contener a la población y controlar que nadie escapara de sus fronteras internas, incluido el aeropuerto.

Estos mismos militares son los que presionan a los científicos para que desarrollen con éxito la vacuna y le ganen al país que presidente Donal Trump, ambos países en los últimos días han tenido calificativos que han tornado tensa su relación diplomática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *